Adoptar un nuevo mejor amigo puede ser abrumador si no sabes cómo empezar, es por eso que te compartimos algunos tips para que disfrutes de este momento.

Reúne sus provisiones

Consigue todo lo que necesitarás para hacerlo sentir seguro y cómodo antes de traerlo a casa. Además de lo básico: collar, correa, platos para alimento y agua, te sugerimos tenerle una cama, instalar una puerta para mascotas si tienes patio, comprarle juguetes, premios y artículos para su limpieza en casa.

Prepara tu casa

Revisa tu casa y guarda los artículos que pudieran ser peligrosos para tu nuevo mejor amigo, sobretodo si es un cachorro ya que suelen ser muy curiosos. No está de más quitar aquellas cosas que no quieres que muerda.

Prepara al resto de la familia: Discutan qué miembros de la familia se encargarán de la alimentación, paseo y entrenamiento.

Si tienen otras mascotas que ya viven en casa, revisen que tengan sus vacunas al día por seguridad de todos. Designen una zona libre del nuevo integrante a fin de que se puedan retirar para aclimatarse a la excitación del recién llegado a su propio ritmo. Esto puede parecer excesivo, pero esta preparación ayudará a mantener al nuevo integrante a salvo y facilitar el proceso de transición para todos.

Asigna un espacio seguro
para el nuevo integrante

Algunas personas tienen aversión a las jaulas transportadoras, sin embargo tu nuevo integrante la verá como su habitación para descansar, su espacio. Además funciona como un lugar donde sentirse seguro mientras se ajustan a su nueva casa. Si prefieres no usar una jaula, por supuesto, utiliza una puerta para mascotas para bloquear una habitación exclusiva para él. Puedes visitarlo ahí para ayudar en el proceso de integración, manteniendo fuera a los niños y otras mascotas por el momento hasta que se adapte a ellos.

Planea cómo (y cuándo) traerlo a casa

Si es posible, tómate unos días libres del trabajo o planea recoger a tu nuevo mejor amigo durante el fin de semana o cuando tengas tiempo libre. No recomendamos integrarlo a casa durante las vacaciones largas ya que si se acostumbra a verte en casa constantemente, puede desarrollar ansiedad por separación cuando regreses a trabajar.

Pide a alguien que te lleve cuando lo recojas, o que te acompañe alguien para que lo consuele mientras manejas y tráelo directo a casa sin hacer paradas de distracción pues esto generaría estrés.

Muéstrale la casa

 

Permite que explore y olfatee el interior. Muéstrale su alimento, cama, juguetes y hazle saber que estará seguro y cómodo contigo.

Exploren el patio

 

Tu nuevo integrante debe tener suficiente tiempo y espacio para olfatear su nuevo ambiente. Si tienes un espacio asignado para orinar en el patio o su caja de arena, llévalo a él y prémialo con una golosina cuando lo use exitosamente.

Presenta a la familia

Es recomendable presentar a los miembros de la familia y otras mascotas uno a la vez para que conozcan al nuevo integrante. Mantén a tus otras mascotas con su correa y supervisa sus interacciones, manteniendo en mente que una presentación demasiado forzada puede causar que se vuelvan territoriales con el recién llegado. Evita que los niños (y otros familiares) besen o abracen al perro (por adorable que sea), pueden ser libres de hacerse amigos con un olfateo y un premio.

Cambia su alimento lentamente

Si se puede, incorpora un poco del alimento que le daban en el albergue y cambia gradualmente al nuevo alimento que le darás regularmente, con esto evitarás problemas digestivos debidos a un cambio repentino.

Llévalo al veterinario

En la primer semana de haberlo traído a casa, visita al médico veterinario para una revisión de salud y para asegurar que tenga todas sus vacunas.

Adoptar un nuevo integrante es una gran transición para todos. Cubrir estos aspectos básicos ayudará a tu nuevo mejor amigo a sentirse seguro en su nuevo entorno y será más fácil integrarse.